No comments yet

El Poder del Contentamiento

  • SER FELICES VENCIENDO EL DESCONTENTO
  • por H. Chapa

 

¿Cuantas veces nos hemos encontrado en una situación de frustración por no tener lo que deseamos y odiamos tener que conformarnos con lo que tenemos?

Puede suceder que al ver el punto que vamos en la vida, lejos de sentirnos bien por lo alcanzado, nos sentimos mal viendo lo que perdimos o lo que no hemos logrado.

Sea tanto por motivos nobles como frívolos, el estar en descontento con lo que tenemos es como una prisión que nos quita el ánimo para disfrutar la vida.

¿Alguna vez ha dicho: no pido mucho, solo si tuviera esto más en mi vida sería feliz?   En la Biblia podemos ver un caso extremo donde literalmente alguien lo tenía todo; bueno, casi todo. Ella es Eva, la esposa de Adán, la primer mujer en la Tierra.

En el libro de Génesis se narra como Dios hizo todas las cosas y cuando hizo al ser humano lo puso en un lugar especial llamado Edén. En el capítulo 3, Eva reconoce que Dios había dicho que podían comer de todos dlos millones de millones de árboles, menos de uno.

¿Cómo se sentiría cualquier persona poseyendo todos, todos los recursos disponibles en el mundo pero solo uno no, uno igual a cada uno de los otros millones de recursos que sí tiene?, ¿satisfecho, no?, pues si hiciéramos este experimento nos llevaríamos un hallazgo sorprendente.

El enemigo de Dios, que es representado por una serpiente en Genesis 3, tiene un diálogo con Eva sembrándole la duda sobre la razón de por qué no tomar ese único recurso al que no tenía permiso. La lleva a ver el árbol prohibido, su fruto, y a convencerse ella misma de que era bueno y que ella lo debía de tener (pareciera que la serpiente debería ser más bien la figura emblema de los mercadotecnistas y no de los médicos).

El resultado: Eva, y posteriormente Adán, estuvieron dispuestos a romper relaciones con el mismísimo Creador y Dios con tal de tener el único, el UNICO recurso que no tenían.

Como le sucedió a Eva, hay tres cosas que nos alejan de estar contentos con lo que tenemos, y las registra 1ª Juan 2:16-17 (RV60): “Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo. Y el mundo pasa, y sus deseos pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre”.

Las tres cosas que tenemos que vencer porque nos alejan del contentamiento son:

  • – Los deseos de nuestra naturaleza caída
  • – La ambición por aquello que estamos viendo
  • – La vanagloria de la vida

 

Como seres humanos tenemos apetitos que, si lo permitimos, regirán nuestras decisiones si no tenemos el auto-control para conducirnos según lo que realmente nos edifica y edifica a nuestros vínculos más importantes.   Corriendo tras los satisfactores engañosos de nuestros apetitos es como destruimos nuestra integridad, matrimonio, familia, y desarrollo profesional.

En el breve relato de Génesis 3:6 vemos que “vio la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría; y tomó de su fruto y comió …”.

Este caso nos revela que la falta de contentamiento no es un problema de escasez de satisfactores, sino un problema de la dirección hacia donde estamos mirando.

Lo malo de no tener contentamiento es que es un camino de desdicha que funciona así:

– El descontento nos lleva a la ambición, pensando que una vida feliz depende de la abundancia de lo que poseemos (Lucas 12:15-16) …

– La ambición nos lleva a la esclavitud interior (Mateo 6:21, 2ª Pedro 2:19) …

– La esclavitud nos lleva a la frustración permanente cuando pensamos que la felicidad se basa en tener los satisfactores que deseamos y luego vemos que, cuando llegan, no son suficientes para llenarnos (Proverbios 27:20).
Vea aqui el Articulo y Video “Libre por Gracia”

 

El CONTENTAMIENTO es una satisfacción interior que no exige cambios en las circunstancias exteriores, y que surge …

  • – Al confiar en que Dios provee todo lo que El sabe que necesito para mi felicidad
  • – Al saber que no soy lo que tengo, y
  • – Al ser responsable y agradecido con lo que tengo y está a mi disposición

 

El Apóstol Pablo sin duda poseía esta cualidad de carácter. Cuando escribió estando en la cárcel una carta a los creyentes de la ciudad de Filipos, dijo cosas que no correspondían a la condición de un desdichado prisionero:

“No lo digo porque tenga escasez, pues he aprendido a contentarme, cualquiera que sea mi situación.” (Filipenses 4:11-12)

“Regocijaos en el Señor siempre. Otra vez digo: ¡Regocijaos!” (Filipenses 4:4)

Regocijarse siempre requiere la capacidad de tener contentamiento. Precisamente después del versículo 4 del capítulo 4 de Filipenses donde asevera esto, Pablo describe 6 actividades prácticas para desarrollar el contentamiento:

  1. Se generoso, se gentil, ayuda a los menos favorecidos (Fil 4:5)
  2. Vence el afán practicando la oración (Fil 4:6)
  3. Abre la puerta a la presencia de Dios en tu entorno siendo agradecido con El (Fil 4:6)
  4. Pon continuamente tu atención en lo bueno que tienes (Fil 4:8)
  5. Aprende y sigue el ejemplo de otras personas de fe (Fil 4:9)
  6. Alaba a Dios para así buscar su presencia como fuente de alegría (Fil 4:4)

Estas acciones nos conducen a darnos cuenta que no somos lo que tenemos, a afirmarnos en el valor de nuestra persona, y a desarrollar el gran poder del contentamiento, el poder de tener estabilidad sin ansiedad ni miedos no importando la situación que vivamos.

“Sean vuestras costumbres sin avaricia, contentos con lo que tenéis ahora; porque él dijo: No te desampararé, ni te dejaré; de manera que podemos decir confiadamente: el Señor es mi ayudador; no temeré lo que me pueda hacer el hombre.” – Hebreos 13:5-6 (RV60)

El contentamiento no aparece de repente, se aprende, y comienza con decidirlo. Podemos aprenderlo si perseveramos en lo siguiente:

1.EJERCITAR el contentamiento en todas, todas las situaciones, desarrollando las 6 prácticas descritas en Filipenses 4.

2. DISTINGUIR deseos y trivialidades de las necesidades reales (Mateo 6:25-32).

3. VER hacia el lugar correcto estableciendo las prioridades correctas, confiando en Dios al hacerlas, y ser agradecidos por lo que tenemos (Mateo 6:33-34,  1 Tesalonicenses 5:18)

Entonces seremos muy bendecidos por la libertad interior que nos permitirá conducirnos en la vida con poder y felicidad.

 

Si desea contar con el audio de la conferencia completa solicítelo en info@grupoelcamino.org o visítenos en La REUNION DEL DOMINGO

Si desea más información con respecto a tener un encuentro personal con Jesucristo, envíenos un mensaje.

 

Comments are closed.