No comments yet

La Llave de la Gratitud

  • 5 PUERTAS QUE SE ABREN CON ACCION DE GRACIAS
  • por H.Chapa

 

Una de las claves para ser felices es abrir las puertas buenas de la vida y cerrar las puertas equivocadas.

Mientras mantengamos abiertas las puertas que dejan entrar las cosas que nos lastiman, y no abramos las puertas que nos bendicen, estaremos atrapados en un estado de insatisfacción y desesperación.

Hay una poderosa llave que hace el efecto doble de abrir lo bueno y cerrar lo malo: la Acción de Gracias, que es cuando tenemos gratitud constantemente.

Un concepto limitado de la gratitud, pero el más común, es cuando reconocemos la bondad de otro solamente en función de lo que hemos recibido. Hacer esto denota educación pero no hace de la gratitud una llave o fuente de poder.

Es cuando tenemos una actitud de agradecimiento independiente de lo que recibimos que la gratitud se vuelve poderosa.

1ª Tesalonicenses 5:18 dice: “Den gracias a Dios en toda situación, porque esta su voluntad para ustedes en Cristo Jesús”.

Cuando damos gracias a Dios EN toda circunstancia (no necesariamente POR todas las circunstancias), estamos poniendo nuestra mira en la fuente más grande de bendición que es Dios, al no condicionar la gratitud a lo que estamos viviendo, sino porque lo podemos vivir con El.

Cuando estamos viendo a Dios, confiamos en El y colocamos nuestra vida en la posición correcta para recibir de su mano lo que necesitemos para salir adelante.

Así lo dice Nahúm 1:7:“El SEÑOR es bueno, fortaleza en el dia de la angustia; y conoce a los que en él confían.”

Ser agradecidos denota confianza, y hay 5 puertas que se abren cuando en cualquier situación somos agradecidos.

 

  1. La gratitud abre la puerta de la PERSPECTIVA CORRECTA

“Me lamenté por no tener zapatos hasta que encontré a un hombre que no tenía pies.”

Esta frase es sabia con respecto a que la perspectiva desde la que vemos la vida hace la diferencia en nuestra percepción de felicidad y satisfacción.

Cuando somos agradecidos solidificamos nuestro carácter para ser felices porque independizamos nuestra felicidad de las circunstancias y prevenimos nuestra alma de “partirse”.  “Partirse” es un mecanismo psicológico de ver o todo bueno o todo malo, siendo que la vida no es así de drástica.

Nuestra felicidad es consecuencia de poner nuestra atención en lo positivo (Filipenses 4:8) y de reconocer que lo recibido, incluso lo que no entendemos, es una buena provisión de Dios (Job 1:21-22).  Este cambio interior se dispara al ser agradecidos siempre.

 

  1. La gratitud abre la puerta del BUEN RELACIONAMIENTO

En Colosenses 3:12-16 se expone una lista de valores para ubicarnos correctamente en el centro del diseño de las relaciones humanas, culminando con este sello: “… y sean siempre agradecidos”.

Incluso la puerta de la relación más importante del ser humano, que es su relación con Dios, se abre y se sella con la llave de la gratitud.

“Entrad por sus puertas con acción de gracias”, que dicta el Salmo 100:4, significa que la puerta del buen relacionamiento no se abre con exigencias, indiferencia, quejas o reclamos, sino con gratitud.

En nuestra relación con Dios, que lo primero que hagamos al llegar a su presencia sea expresar palabras de gratitud dichas del corazón.

Ser agradecidos nos exige a enfocarnos en lo bueno que la otra persona tiene lo cual nos hace caminar “con el pie derecho” en nuestras relaciones.

 

  1. La gratitud abre la puerta de la INTERVENCION DIVINA

En cierta ocasión Jesucristo se enfrentó al desafío de alimentar a una multitud de 5 mil hombres más mujeres y niños, y sus discípulos le trajeron todos los recursos que lograron juntar: 5 panes y 2 pececillos.

Con tales recursos, sin duda se necesitaba un milagro.

Este episodio que se narra en Juan 6 dice que sin cuestionar la insuficiencia de aquello con lo que contaba, “tomó Jesús aquellos panes, y habiendo dado gracias, los repartió entre los discípulos, y los discípulos entre los que estaban recostados; asimismo de los peces, cuanto querían.” (Juan 6:11-12)

La multitud fue alimentada, ¡un milagro ocurrió sin haber pedido nada a Dios!, solo dándole gracias.

La gratitud es la llave que abre la puerta de la intervención del poder divino sobre cualquier asunto, por más difícil que este sea.

¿Queremos ver milagros?  atrevámonos a ser agradecidos antes de recibir, porque esto prepara la escena para experimentar las maravillas de Dios.

 

  1. La gratitud abre la puerta de la PERSEVERANCIA EN EL BUEN CAMINO

Hubo un tiempo en que el pueblo de Israel gozó de la mano del líder que Dios levantó, Gedeón, un período de prosperidad al librarlos de forma sobrenatural de la mano opresora de sus enemigos.

La bendición económica y moral que vivieron tuvo como fundamento el que como nación se recondujeran sobre los principios de los caminos de Dios.

Sin embargo, en Jueces 8:33-35 se narra que tiempo después de fallecido Gedeón, la nación dejó los caminos de Dios perdiendo la prosperidad que habían alcanzado.

Fueron dos cosas las que desataron tal desgracia: no más tuvieron presente a Dios, y no se mostraron agradecidos con la familia/descendencia de Gedeón.

Podemos alguna vez reconocer los principios que emanan de Dios y experimentar su bendición, pero si no somos agradecidos es solo cuestión de tiempo que los dejemos.

Al tener presente al Señor y mostrarnos agradecidos con El y con las personas que El ha usado para bendecirnos, mantenemos vigente sus bendiciones y así perseveramos en su camino.

 

  1. La gratitud abre la puerta del CICLO DE LA BENDICION

“Ustedes serán enriquecidos en todo sentido para que en toda ocasión puedan ser generosos, y para que por medio de nosotros la generosidad de ustedes resulte en acciones de gracias a Dios.” – 2ª Corintios 9:11 (NVI)

Es por este ciclo de bendición que el milagro de los 5 panes y 2 peces se presentó, solo que el detonante fue la acción de gracias, no el contar primero con los recursos suficientes. Los recursos fueron provistos por Dios para honrar la gratitud de Jesús.

1ª Corintios 9:10-11 nos enseña que El aumentará nuestras buenas inversiones y hará que nosotros produzcamos abundantemente con tal que seamos generosos y por la llave de la generosidad se reconocerá a Dios a través de la gratitud.

Cuando llamamos las cosas que no son como si fuesen (Romanos 4:17) siendo agradecidos a Dios por lo que aún no tenemos, abrimos la puerta del ciclo de la bendición para que seamos participantes de él, siendo prosperados en consecuencia.

A través de la gratitud a Dios por las promesas que él ha dado y que conforme a su voluntad puede cumplir en nosotros en cualquier momento, mostramos nuestra confianza en El.

 

Para abrir estas 5 puertas con esta llave de poder, llevemos a la práctica la acción de gracias expresándola con palabras a Dios y a nuestros semejantes constantemente, haciéndola parte de nuestro estilo de vida al aprovechar cada ocasión para ejercerla.

Expresemos una palabra de gratitud …

  • – antes de disfrutar los alimentos,
  • – al iniciar el dia, antes de dormir,
  • – al recibir cualquier buena dádiva,
  • – al disfrutar cualquier bien o experiencia placentera,
  • – al enfrentar un momento difícil porque Dios está con nosotros,
  • – al ver a alguien de quien hemos recibido algo,
  • – al responder un correo, pues alguien mostró interés en uno,
  • – en una reunión de familia o de equipo de trabajo,
  • – al acerarnos a Dios.

 

Si desea contar con la grabación original de esta conferencia y la serie “Llaves de Abundancia”, solicítelo en info@grupoelcamino.org o visítenos en La REUNION DEL DOMINGO

Si desea más información con respecto a tener un encuentro personal con Jesucristo o tiene cualquier duda sobre este tema, envíenos un mensaje.

Comments are closed.